Comfamiliar Risaralda Facebook Instagram Twitter

Un viaje inolvidable por el caribe

“Nunca se me pasó por la cabeza tener esta linda experiencia como lo fue estar a bordo de un barco en alta mar, rodeada solo de agua por donde se mire, y disfrutar de la compañía de personas de distintos países fue algo muy lindo, y todo gracias a Comfamiliar Risaralda, empresa que hizo posible que nosotras pudiésemos tener esta aventura”, así lo manifestó con emoción María Josefa Zapata, integrante del programa de Gerontología de la Caja de Compensación Familiar de los risaraldenses, quien disfrutó de un crucero entre Colombia y Panamá.

Esta hermosa abuela septuagenaria no lo pensó dos veces cuando le propusieron hacer parte del grupo, que por ocho días, estaría a bordo de un crucero por el Caribe y que los llevaría a conocer Panamá y y los distintos lugares paradisiacos del hermano país.

“Recuerdo que un día, desde la Agencia de Viajes de Comfamiliar, nos dijeron que había un crucero para Panamá, que las que quisiéramos ir debíamos cancelar un valor, entonces lo fui pagando disimuladitamente. Después Jhon Fredy Múnera el Profe de Gerontología, nos dio unas conferencias para conocer los sitios que íbamos a visitar, y a la hora de salir fue algo muy bonito porque nunca había montado en barco, la salida fue en noviembre de 2017”.

Los días previos al viaje fueron de mucha expectativa y emoción para Josefita, como la llaman sus amigos. Según ella, la preparación de este paseo le permitió evocar su niñez en Santa Rosa de Cabal, cuando su padre don Martín Zapata, le daba la grana noticia que el fin de semana ella lo acompañaría a Pereira, literalmente no dormía.

“Para mí era un gran regalo que mi papá me llevara a pasear, así fuera aquí a Pereira, me ponía muy feliz con la noticia. Así me pasó cuando se fue llegando el momento de viajar en el crucero, me quedaba despierta hasta altas horas de la noche alistando todo, pendiente que no fuera a dejar nada, usted sabe cómo somos las mujeres”.

Se llegó el día, y Josefita, acompañada por 21 personas de la Agencia de Viajes Comfamiliar Risaralda, la mayoría integrantes de Gerontología, iniciaron su gran aventura con el vuelo hacia Cartagena, ciudad de donde partiría el Crucero con rumbo a Centroamérica.

“El viaje en el barco fue inolvidable, salimos como a las 8:00 de la noche de Cartagena y llegamos de día a Panamá. Era la primera vez que montaba en un barco y fue una experiencia muy bonita, no solo por la hermosura y grandeza de ese aparato, sino por las múltiples culturas con las que uno se encuentra ya que viajan personas de muchos países.

La atención fue muy buena, los restaurantes maravillosos, uno se queda con la boca abierta”.

Ya en Panamá, esta hermosa abuela, quien tiene 78 años pero que refleja la energía y vitalidad de una dama de 40, tuvo la oportunidad de conocer distintos lugares y hacer amistad con personas de muchas nacionalidades gracias a su hermosa forma de ser, la misma que la destaca en el grupo de Gerontología, del que hace parte desde hace 8 años.

“Llegamos a un puerto, y de ahí nos trasladaban en bus hacia los otros lugares que debíamos conocer, ya por las noches regresábamos al barco a dormir. Estuvimos ocho días, visitamos cuatro islas, el Canal de Panamá, y además fuimos a un lugar que se llama Colón, donde se puede comprar mercancía más barata. Jhon Fredy se manejó muy bien con nosotros, nos llevó todos los caprichos, y así es en cada uno de los paseos que hacemos, no sé qué vamos a hacer cuando se vaya de aquí”.

Gerontología, su estilo de vida

Y seguramente esta gran experiencia en Panamá no hubiese sido posible para Josefita de no hacer parte del programa de Gerontología de Comfamiliar Risaralda, al que llegó en 2011 gracias a la invitación de su hermana, y desde entonces su vida cambió para bien, pues no solo ha podido disfrutar de los distintos paseos, sino que ha conocido seres hermosos con los que comparte la mayoría de sus tardes.

“Una hermanita estaba viniendo a gimnasia a Comfamiliar, entonces me dijo: ‘Josefita, anímese para que se inscriba, vea que nos queda a tan solo una cuadra’, le dije que sí. Desde el primer día me gustó mucho.

Gerontología es un programa muy bueno, estoy en gimnasia, en yoga, en manualidades, y con una niña de la Biblioteca Comfamiliar estoy aprendiendo a manejar la tecnología. Infortunadamente mi hermanita ya falleció, pero yo seguí. Invito a todas las personas pensionadas y adultas para que hagan parte de este gran programa que nos brinda la Caja de Compensación a los adultos mayores”, concluyó María Josefa Zapata.

El Dato: Gerontología y la Agencia de Viajes Comfamiliar, tienen una programación de paseos disponibles a lo largo de todo el año que incluye paseos de un día, excursiones y viajes internacionales

Comfamiliar Risaralda Facebook Instagram Twitter